jueves, 6 de abril de 2017

Abejas y colmenares (II): El colmenar cerrateño


-3- Economía   -3.3- Antiguos oficios        -3.3.3- Colmenero

Abejas y colmenares (II): El colmenar cerrateño

El colmenar cerrateño consta de dos partes:

- una pequeña caseta rectangular
- y una cerca de piedra

Algunos, sobre todo los que están alejados del pueblo,  tienen también adosada una pequeña caseta de base cuadrada. Servía de cuadra (a veces tenían un pesebre) y para guardar herramientas.


Caseta aneja (Colmenar de Valseco, Torre de Esgueva)
Esta sala tiene una pequeña ventana y dos puertas. Una de ellas conduce al interior del colmenar y otra al exterior. La que da al exterior parece hecha con un trillo.
La mesa/pesebre de la izquierda está llena de botellas. Por el suelo hay trapos de pana, para el ahumador.


Herradura (Colmenar de Valseco, Torre de Esgueva)
El animal se ataba a una herradura empotrada en la pared. Esto se hacía no solo en los colmenares, sino también en los molinos con los animales que cargaban el grano. 


Vista típica de un colmenar cerrateño (Colmenar de Corcos, en Vertavillo)

UBICACIÓN
Los colmenares se construyen en la falda de los tesos, en la parte baja. A veces están lindando con las tierras de cultivo, otras veces están en llano y en medio de las tierras de labor.

La fachada principal (donde se abren las piqueras) está orientada hacia el sur; mejor dicho, hacia el sudeste. Esto es para que reciba los primeros rayos del sol por la mañana.

Han de estar en un lugar donde abunden las flores de plantas que puedan libar, y a ser posible, que florezcan de forma escalonada a lo largo del año para que no les falte el alimento. Es conveniente también que haya un arroyo o fuente cerca, pues las abejas necesitan beber agua y los vuelos consumen energía.

Los colmenares construidos en las cuestas aprovechan el desnivel del terreno y están como excavados en la ladera.

LA CASETA RECTANGULAR
En la caseta se colocan las colmenas. En el muro que da al corral (el frontal) se empotran una especie de cestas o cuévanos de madera trenzada que tienen forma cónica. En su interior se ponen los panales. Se hacen agujeros en el fondo de las cestas (la piquera) y en ese muro, de manera que las abejas puedan salir al patio a través de él. Las colmenas se extraerán de ahí cuando llegue el momento de catarlas.

Vamos a ver con más detalle la caseta rectangular.

Fachada frontal
La que da al corral. A veces los muros laterales sobresalen del frontal, a modo de “orejas”, para resguardar a las abejas del viento.


Colmenar de Corcos, en Vertavillo, visto de frente



Fachada frontal (Colmenar hacia Valverde, Antigüedad)

Fachada frontal. Se puede ver la mezcla de materiales (Colmenar entre Los Serranos y Villella, cerca del arroyo Fuentehorno, en Antigüedad). Este aún tenía abejas cuando lo visité.


Colmenar de La Barbera (Villaconancio). Se pueden ver las cestas que asoman, todo está en ruinas.


Detalles de las colmenas y las piqueras (Colmenar de La Barbera, Villaconancio). La de arriba tiene hecho el agujero por donde salían las abejas y está tapada con yeso. La de abajo está al descubierto.


Piquera. Se colocaba un trozo de teja  para facilitar la entrada de las abejas (Colmenar de Corcos, Vertavillo) 

Fachada posterior
Es un muro normal y corriente, sin ventanas, más alto que el de la fachada delantera. La fachada posterior y las laterales son siempre de piedra (por lo menos las que yo he visto).


Colmenar de Corcos, en Vertavillo, junto al camino que baja del monte de Valdelobos

Los laterales
En un lateral se suele abrir la puerta que da acceso a la sala donde están las colmenas.

Puerta lateral (Colmenar de Corcos,  junto a Valdelobos, en Vertavillo). Mide 1,4 m de alto; la gente antes era más bajita.


Detalle del dintel de la puerta. A la izquierda se puede apreciar el lugar donde iba el gozne de la puerta (Colmenar tras la ermita de Hontoria, en Vertavillo)


Colmenar de Corcos. En este caso la puerta no se abre en el muro lateral.


El interior
El interior del colmenar es un lugar oscuro, por eso solía haber velas o palmatorias. Se puede estar de pie, aunque el techo es bastante bajo. A diferencia de otras construcciones populares, los colmenares son todos muy parecidos. Vamos a verlos por dentro:




Colmenar de Villella, en Antigüedad, junto a la carretera. Normalmente las colmenas se disponían en 2 hileras. Aquí hay 2 filas de 10 colmenas cada una, aproximadamente.


Colmenar de Valseco, en Torre de Esgueva. Hay latas colgadas del techo boca abajo, con unos plásticos dentro. No sé muy bien para qué se utilizaba eso. Podrían utilizarlas como ahumadores, quizá. En este caso hay 3 filas de colmenas.
Aquí lo vemos por dentro y por fuera:






Colmenar entre Villella y Valverde, en Antigüedad.



Colmenar frente a la ermita de Hontoria, en Vertavillo. Este fue construido con un estilo más moderno, con cemento, y el tejado no es de madera. Tiene 2 filas de 16 y 15 colmenas (lo digo de memoria).


Antiguo llamador. No tiene sentido poner un llamador dentro de un colmenar, se ve que la puerta fue reutilizada.
Dentro de un colmenar arruinado vi un hueco, en el muro trasero, donde el colmenero guardaba las zapatillas. Aún estaban allí, y supongo que allí siguen.

El tejado
El tejado vierte sus aguas sobre el corral. Es bastante precario; se construye de la siguiente forma:

-se meten las vigas de madera por un lado en el muro posterior. Por el otro descansan sobre la fachada delantera.



Detalle de las vigas insertas en el muro trasero: arriba, vista desde dentro, y abajo, vista desde fuera (Colmenar entre Villella y Valverde, Antigüedad)

-se forma una tablazón clavando tablas perpendicularmente a las vigas, de modo que cubran toda la sala.


Tablazón. Al fondo se ven unas tablas desprendidas. Es el agujero por donde tuve que colarme para poder entrar al colmenar. El tejado es lo primero que se deteriora en un colmenar. Cuando se vence, la fachada delantera queda expuesta a las lluvias y se deshace. Los muros laterales y posterior pueden aguantar en pie varias décadas (Colmenar entre Villella y Valverde, Antigüedad)

-se extiende una capa de barro (por lo que he visto, ni siquiera echaban paja) sobre las tablas, y se colocan las tejas.


Detalle del barro (Colmenar entre Villella y Valverde, Antigüedad)


Las tejas se desprenden con facilidad y necesitan reparaciones de vez en cuando (Colmenar de Valseco, Torre de Esgueva)      


Tejado visto desde arriba. Como podemos observar, el muro posterior sobresale por encima del tejado (Colmenar entre Villella y Valverde, Antigüedad)

A veces, el tejado se reforzaba también por dentro con vigas de madera:

Vigas en el interior, dando más estabilidad al tejado (Colmenar de Villella, Antigüedad)

EL CERCADO DE PIEDRA

Frente a las piqueras se abre un pequeño patio o corral, con una entrada desde el exterior (que es un simple hueco en el muro, sin puerta).
En el corral se plantan matas de romero, también era muy frecuente plantar un jerbo o un almendro.


Puerta del corral (Colmenar entre Los Serranos y Villella, cerca del Fuentehorno, en Antigüedad)


Vista de la fachada del colmenar de Corcos, en Vertavillo, desde el corral


En cuanto a las medidas, son muy variables. Sin embargo, ninguno de  los colmenares que he visto alcanza un gran tamaño. A modo de ejemplo:

-en Villaconancio, por el Camino Palencia hay uno que mide 7x7 metros, incluyendo el corral. Es bastante pequeño.


-muy cerca del anterior, en una ladera de pendiente pronunciada, quedan  restos de otro que debió ser muy pequeño. Quedan 2 muros de 3 m de largo cada uno, y parece que no fue mucho mayor.


-el colmenar de La Barbera, en Villaconancio, tiene aproximadamente 2 filas de 18-20 colmenas cada una. Este es de los grandes. No se puede saber exactamente el número de colmenas porque está caído, pero lo he estimado viendo lo que  ocupan las que quedan en pie y la longitud del muro.


-en Corcos (Vertavillo), quedan restos de 2 colmenares y otro más en pie:


El que está en pie (el más cercano a Villaconancio), tiene un corral de 10x10 m aprox. El muro del corral mide 1,05 m de alto y 65 cm de ancho. El muro posterior mide 1,83 m de altura. La fachada frontal de la caseta aneja mide unos 5 m de ancho por 2 de alto, y 3,3 de profundo en su perfil este.

El colmenar que está junto al camino que baja del monte de Valdelobos mide, de perfil, unos 16 m. Su fachada frontal mide unos 9 m de ancho y 1,25 de alto. La fachada posterior alcanza 2,1 m de altura. El grosor del muro, en la puerta, es de unos 80 cm. La caseta aneja mide aproximadamente 3,8x2,5 m. Las colmenas u hornillos miden entre 35 y 50 cm de diámetro en su parte más ancha (sobre todo unos 40 cm), y entre 100 y 120 cm de profundo (más bien tirando hacia 120). 

2 comentarios: