martes, 8 de agosto de 2017

El incendio del verano pasado

-11- Fotografías  -12- Noticias/curiosidades

El incendio del verano pasado

Hoy se cumple 1 año del incendio que calcinó unas 20 hectáreas de Villaconancio. Por suerte, ya habían cosechado, aunque quedaba paja por recoger. Estas son algunas imágenes que tomé aquel día.










El fuego empezó la tarde del 8 de agosto de 2.016 junto al palomar redondo, a la orilla de la carretera de Castrillo.


La columna de humo se veía desde lejos y el fuego no tardó en extenderse a causa del viento, que soplaba con fuerza.















Llegaron los helicópteros, que estuvieron haciendo viajes toda la tarde, hasta que cayó la noche.













También vinieron los bomberos por tierra.












Un vecino corre hacia los bomberos












El humo oscureció el cielo, y eso que este incendio es de los pequeñitos.













Los bomberos apagando el fuego con sus mangueras













El fuego cruzó el arroyo (algo que probablemente no habría ocurrido si hubiera estado limpio) y subió por la ladera de Fuentenueva (Requena), arrasando la huerta del Tomás. Curiosamente, una tierra sembrada de girasoles y rodeada de tierra calcinada, quedó sin quemar. Solo se chamuscaron los que estaban al borde.












Las alpacas de paja estuvieron ardiendo toda la noche y humeando durante varios días.
Al día siguiente, este era el aspecto de la Vega:
















No se podía estar en la zona quemada: el viento levantaba las cenizas y picaban los ojos. La ropa se tiznaba al menor contacto con las plantas quemadas.


Y así quedó Fuentenueva, limpia de maleza:











También se perdieron varios árboles, como el que crecía junto a la fuente.

Al día siguiente quedaba un tronco ardiendo, con llama.












Una víctima del incendio:

















El incendio empezó a la orilla de la carretera, con lo que seguramente el origen está en el homo sapiens, ya fuera hecho adrede o más probablemente a causa de una imprudencia. Podría ser por un cigarrillo tirado desde un coche en marcha. O podría ser por un cristal que haya hecho de lupa. De hecho, había una bombilla en la cuneta.

Hay que tener cuidado con estas cosas. Por el campo encuentro continuamente botellas de cristal. Esto puede concentrar los rayos del sol, y en un día de calor, provocar un incendio.

Afortunadamente, los bomberos lo apagaron. Pero otras veces desaparecen grandes bosques (a veces construyen allí, lo que debería estar prohibido) e incluso mueren los bomberos luchando contra el fuego.